El Congo y el segundo brote de ébola más letal de la historia | Enterarse

El Congo y el segundo brote de ébola más letal de la historia

2019/08/26 15:00

Foto: Reuters

El primer brote por el virus del ébola se registró en 1976 y cobró la vida de 431 personas. En agosto del 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que un nuevo brote había surgido en la República Democrática del Congo. Hasta el momento, este ha sido considerado el segundo más letal de la historia, superado por el ocurrido en África Occidental (2014), en donde murieron más de 11 mil personas.

El último informe de la OMS, publicado en julio de este año, indica que 1,743 personas han muerto a causa del virus. ¿Se puede prevenir el ébola?, ¿puede curarse?, ¿se han registrado casos en otros países? Te lo contamos a continuación.

¿Qué es el ébola y cuáles son sus síntomas?

La Enfermedad por el Virus del Ébola (EVE), llamada antes fiebre hemorrágica del Ébola, es una enfermedad grave (a menudo mortal en el ser humano) que es transmitida de animales salvajes a las personas. El ébola se propaga entre poblaciones humanas por transmisiones de persona a persona. Además, los brotes de esta enfermedad (en el Congo) tienen, aproximadamente, una tasa de letalidad de 50%, actualmente. En el pasado, las tasas variaron entre 25% y 90%.

Foto referencial. Fuente: Pixabay

El periodo de incubación (antes de sentirse los síntomas) oscila entre los 2 y 21 días desde el contagio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “las personas no son contagiosas hasta que aparecen los síntomas”. Entre los síntomas está la aparición de fiebres muy altas (de un momento a otro), debilidad intensa, dolores musculares, de cabeza y garganta, vómitos, diarrea, erupciones en la piel, problemas renales y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los estudios de laboratorio realizados a personas con la enfermedad revelan que esta causa una disminución de glóbulos blancos y plaquetas, y el incremento de enzimas hepáticas. Estas últimas aumentan su cantidad a causa de la inflamación o lesión de las células del hígado.

¿Cómo se contagia?

La OMS considera que “los huéspedes naturales del virus son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae”. Estos viven en las zonas tropicales de África, Asia y Oceanía y se les conoce por usar la visión en vez de un sonar (como otros murciélagos) para evitar obstáculos. Sin embargo, los murciélagos no son los únicos transportadores del virus, también están los chimpancés, gorilas, monos, antílopes y puercoespines infectados.

El EVE se introduce en las personas por contacto con sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales enfermos o muertos. A su vez, el virus se propaga de persona a persona por contacto directo de membranas mucosas (boca, nariz, etc) y/o heridas con órganos, sangre, secreciones y otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto con instrumentos contaminados. La OMS apunta que tener contacto con cadáveres portadores del virus también supone altas posibilidades de contagio.

Por otro lado, la organización internacional agrega que el EVE se puede contagiar por vía sexual. En este sentido, la OMS recomienda mantener una correcta higiene y el uso de preservativos.

Segundo brote más letal de la historia

El virus se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes simultáneos: Nzara (hoy Sudán del Sur) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea donde se produjo el segundo brote está cerca del río Ébola, de ahí el nombre del virus. En aquella época, las tasas de letalidad fueron de 53% y 88%, correspondientemente.

Según declaraciones del Dr. Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, en agosto del 2018 se dio inicio a un nuevo brote de ébola “considerado como el segundo más letal y grande de la historia”, superado solo por uno en África Occidental en 2014. En ese año, la enfermedad mató a más de 11 mil personas, indica la OMS. Ryan agregó que de agosto del 2018 a mayo de este año se trataron y dieron de alta a más de 400 pacientes. Para el pasado 30 de abril, la OMS confirmó 1,495 casos de EVE en el Congo. De estos, 984 murieron (tasa de letalidad 66%). Además, del total de casos, se registró que 56% (830) eran mujeres, y que el 28% (422) eran niños menores de 18 años. A esto se le suman 92 trabajadores de la salud (6% del total de casos) que se vieron afectados por el virus. Hasta finales de abril, se dieron de alta a 415 pacientes con EVE que recibieron atención en los Centros de Tratamiento del Ébola (ETC). 

Hasta inicios de mayo del 2019, el Ministerio de Salud del Congo informó que se habían reportado más de 1,510 casos de ébola en las provincias de Kivu del Norte e Ituri y habían 1,008 muertes por ébola hasta ese momento. Según el último informe de julio de este año de la OMS, al momento el ébola ya ha cobrado la vida de 1,743 personas y en total se han contabilizado 2,592 casos. Por otro lado, Save the Children dijo a CNN que el ébola ha matado a cientos de niños. La organización internacional viene registrando las cifras diarias de casos de ébola y puedes revisarlas aquí.

Las muertes confirmadas hasta julio de este año fueron reportadas en las ciudades de Kivu del Norte e Ituri. Actualmente no hay casos de ébola fuera del Congo.

¿Por qué en el Congo?

Dentro de la evaluación de riesgos contemplados por la OMS, se concluyó que los niveles de riesgo nacionales y regionales (África Occidental) siguen siendo muy altos, mientras que los niveles de riesgo globales continúan siendo bajos. ¿Por qué? De acuerdo a cifras de la OMS, entre el 1 de enero y el 3 de mayo hubo 130 ataques violentos a centros de salud que causaron la muerte de 4 personas y dejaron 38 heridos entre trabajadores de la salud y pacientes en el Congo. Por ejemplo, en abril de este año un grupo armado atacó un hospital en el que se trataba a pacientes de ébola asesinando a un epidemiólogo de la OMS e hiriendo a otros dos. Y es que, para entender por qué la República Democrática del Congo se está viendo tan afectada, debemos entender el contexto político y social que vive el país, desde el año pasado.

Un informe de Human Rights Watch indica que durante el 2018 “los funcionarios gubernamentales y las fuerzas de seguridad llevaron a cabo una represión generalizada y graves violaciones a los derechos humanos”. Esto en un intento de oponerse a los activistas democráticos que buscan una mejora en el país. Recordemos que el Congo cuenta con numerosos recursos naturales (petróleo, minerales, metales, etc), pero, según el Reloj Mundial de Pobreza, el 71% de la población en el Congo vive en pobreza extrema (menos de US$1.90 al día).

En esta línea, desde las elecciones del 30 de diciembre del 2018, las cuales se vieron envueltas en irregularidades y supresión de votantes, 4.5 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, 130 mil refugiados huyeron a países vecinos, más de 13 millones de congoleños han necesitado de ayuda humanitaria y existen más de 140 grupos armados activos en el este del Congo (provincia norte y sur de Kivu).

Pero, ¿cómo se relaciona esta crisis sociopolítica con los cientos de personas infectadas con el EVE? La OMS informó en mayo de este año que “la inseguridad sigue siendo un impedimento importante para garantizar intervenciones de respuesta oportunas en las comunidades afectadas”. Esto se apoya en el aumento semanal de casos que empezó en enero del 2019, debido a la inseguridad, la falta de confianza de las comunidades y las tensiones políticas en el país. La crisis que se vive en el Congo ha retrasado la investigación de casos y las respuestas en las áreas afectadas. Asimismo, según CNN, la Agencia de Salud Pública de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) consideró los conflictos en el Congo como un riesgo potencial para la propagación del ébola.

Medidas de contención

Mike Hammer, embajador de EE.UU., dijo a CNN en mayo de este año que los conflictos son tan graves que en el año pasado el Departamento de Estado de los Estados Unidos “determinó que era demasiado peligro desplegar” a su personal de salud en las zonas de mayor demanda. Por ello, personal de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) continúan trabajando en la prevención desde zonas más seguras del Congo (Kinshasa y Goma). Hammer recordó, además, que el año pasado el brote del ébola en el Congo occidental se derrotó con éxito por el accionar de personal del Ministerio de Salud, ayudado por la comunidad internacional.

Sin embargo, uno de los factores en contra es que la respuesta al ébola es costosa ya que se deberían vacunar, según la OMS, a más de mil personas por día. La misma organización está analizando si se pueden utilizar dosis fraccionadas de una vacuna fabricada por el laboratorio Merck para ampliar el suministro y, además, proceder con la introducción de una nueva vacuna experimental de Johnson & Johnson, indicó Ryan. La vacuna de Johnson & Johnson aún es experimental (no cuenta con licencia) pero se está utilizando bajo “acceso ampliado” o “uso compasivo”. De acuerdo con la OMS, la vacuna rVSV-SEBOV “proporciona un alto grado de protección contra este virus mortal”.

Pese a que esta vacuna ha demostrado altos niveles de eficacia, la OMS asegura que se necesita más investigación antes de ser autorizada. Sin embargo, en la actualidad y durante el brote de mayo-julio del año pasado, esta vacuna “se usa de manera compasiva para proteger a las personas con mayor riesgo de brote de ébola”. Se debe tener en consideración que esta vacuna se aplica a aquellas personas que hayan estado en contacto con un paciente infectado o quienes vivan cerca al epicentro del brote. La vacuna puede utilizarse en niños mayores de un año y no es apta para mujeres embarazadas.

Actualmente no existe una vacuna con licencia que proteja a las personas contra el virus del Ébola. Hasta este momento, una vez identificada una persona infectada con el EVE, se pueden optar por tratamientos que aumentan las posibilidades de supervivencia. Entre ellos la diálisis renal, las transfusiones de sangre y la terapia de reemplazo de plasma.

Resumen

- Un nuevo brote registrado desde agosto del 2018, en el Congo, ha sido considerado como el segundo más letal de la historia.

- Hasta el momento el virus del ébola ha cobrado la vida de 1,743 personas.

- Los conflictos políticos en el Congo han sido un factor importante en la propagación del virus (dificulta la respuesta médica).

- Actualmente no existe una vacuna con licencia que proteja a las personas de este virus.

- La manera más efectiva de prevenir el ébola es teniendo una correcta higiene (lavarse las manos con agua y jabón) y evitar el contacto con personas infectadas.

- El contagio se da de animales salvajes (murciélagos, chimpancés, gorilas, monos, entre otros) a personas y entre humanos por contacto físico (incluyendo relaciones sexuales).

- A la fecha no se han reportado casos de ébola fuera del Congo.

Por:

Enterarse

Equipo de investigación

Buscar más de





Mundo
Entérate de más ...