Desnutrición Crónica: ¿Por qué es un problema importante? | Enterarse

Desnutrición Crónica: ¿Por qué es un problema importante?

2019/08/28 11:00

Reuters - Carlos Jasso

La desnutrición crónica es uno de los problemas más graves que puede afectar a los niños pequeños. No solo afecta su talla, sino que produce consecuencias graves para su desarrollo cognitivo, perjudicándolos por el resto de su vida. Esto es preocupante, pues en el Perú se calcula que alrededor del 13% de niños menores de cinco años padece esta afección.

¿Qué es la desnutrición crónica?

Según una revisión de estudios publicada en la revista científica The Lancet, la desnutrición crónica es una forma de falla en el desarrollo que causa retraso en el crecimiento y en el desarrollo físico y cognitivo. Los tipos de desnutrición, por lo general, pueden ser clasificados en dos categorías distintas: aguda y crónica.

El artículo, elaborado por las investigadoras de la Universidad de Columbia Kristina Reinhardt y Jessica Fanzo, explica que la primera es frecuentemente vista en contextos temporales o cíclicos, como situaciones de emergencia o ambientes que propician las enfermedades infecciosas. Sin embargo, la más común en el mundo es la crónica, que se manifiesta como atrofia en el desarrollo de los niños. Esto significa que el niño presenta una estatura por debajo de su talla esperada.

Sin embargo, este no es el único síntoma de la desnutrición crónica. Por el contrario, este tipo de afección produce en los niños una serie de consecuencias graves, tanto a corto plazo, como a largo plazo. Las consecuencias son tan graves que este tipo de desnutrición es materia de políticas públicas del Estado.

La Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres publicó una imagen que ayuda a entender diferentes tipos de desnutrición en niños:

Fuente: conflict.lshtm.ac.uk

Consecuencias de la desnutrición crónica

Las consecuencias de la desnutrición crónica pueden dividirse en consecuencias de corto plazo y consecuencias de largo plazo. Entre las consecuencias de corto plazo, Reinhardt y Fanzo explican que este tipo de desnutrición puede incrementar el riesgo de muerte. La desnutrición crónica no causa la muerte directamente, pero sus efectos en la salud contribuyen a la vulnerabilidad del niño.

Por ejemplo, la vitamina A, el zinc y el hierro son importantes para mantener un sistema inmunológico sano. Los niños con desnutrición crónica tienen este sistema comprometido, ya que no han recibido los nutrientes adecuados y son más propensos a morir por enfermedades infecciosas.

No tener un sistema inmunológico sano, además, aumenta las probabilidades de sufrir diarreas, lo cual, a su vez, es una de las principales causas de la desnutrición. Por otra parte, la desnutrición crónica también causa problemas crónicos del corazón.

Por otra parte, los problemas a largo plazo comprometen, no solo la salud de los niños, sino también sus oportunidades para desarrollarse adecuadamente en la sociedad. Existen diferentes estudios que determinan que uno de los principales efectos de la desnutrición crónica es el impacto negativo en el desarrollo cognitivo.

Por ejemplo, un estudio realizado en el Perú entre 1989 y 1991 a niños en Pampas de San Juan de Miraflores, determinó que esta afección tuvo un fuerte efecto negativo en el desarrollo de la función cognitiva de los niños. Este estudio encontró que aquellos niños que sufrieron desnutrición crónica severa a los dos años de vida obtuvieron 10 puntos menos en pruebas de inteligencia en comparación con otros niños.

Pero, además, Reinhardt y Fanzo también explican que otros estudios han determinado que la desnutrición crónica afecta los ingresos económicos obtenidos en la adultez, debido al mal desarrollo de la función cognitiva.

Por último, la desnutrición crónica también está relacionada con un aumento de la mortalidad a largo plazo, pues, además de producir enfermedades cardiovasculares, también está asociada con la diabetes. Además, hay estudios que vinculan la obesidad a haber sufrido desnutrición crónica en la niñez.

Cabe resaltar que la desnutrición no se opone a la obesidad, que está relacionada a la falta de nutrientes fundamentales para el desarrollo, y no solo al aporte calórico de la comida. De hecho, como explican las autoras, en algunas poblaciones se han encontrado niños desnutridos y con sobrepeso al mismo tiempo.

¿Por qué se da la desnutrición crónica?

Reinhardt y Fanzo explican que hay una serie de causas por las que ocurre. De hecho, podríamos agruparlas en causas inmediatas y subyacentes.

Las causas inmediatas incluyen el consumo inadecuado de alimentos y riesgos causados por el ambiente donde vive el individuo. El consumo inadecuado de alimentos no se refiere solamente a la cantidad de alimentos consumidos, sino también a la calidad de la dieta.

Los factores ambientales son también un factor importante. Las autoras explican que las infecciones y las diarreas, comunes en los niños, pueden llevar a una absorción pobre de los nutrientes. De hecho, como ellas explican, la incidencia de diarreas incrementa la probabilidad de contraer desnutrición crónica.

Las causas subyacentes, por otro lado, tienen que ver con factores que incrementan las chances de que se dé una causa inmediata. Por ejemplo, una causa subyacente de la desnutrición crónica es el acceso adecuado a comida nutritiva y a su uso adecuado. Por ejemplo, si un hogar no tiene suficientes ingresos para adquirir alimentos que cumplan con una dieta adecuada, las chances de que los niños terminen con desnutrición crónica aumentan. De la misma manera, es importante también que en los hogares se manipule de manera adecuada la comida, para que los niños no contraigan patógenos al ingerirla.

Otra causa subyacente es el inadecuado cuidado de los niños. Reinhardt y Fanzo explican que la leche materna es fundamental para el desarrollo de los infantes porque, además de contener nutrientes importantes, ayudan a construir un sistema inmune fuerte. Unicef recomienda, por ejemplo, que por los primeros 6 meses se alimenten a los niños exclusivamente con leche materna.

Todos estos factores no causan de manera aislada la desnutrición crónica, sino que, como explican las autoras, por lo general, es una combinación de todos ellos.

Situación de la desnutrición crónica en el Perú

La Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), del 2017, nos muestra el panorama peruano. En el 2017, la desnutrición crónica afectó al 12.9% de niños y niñas menores de 5 años. Esta condición afectó en mayor proporción a la población del área rural (18.1%), que a la urbana (8.2%).

Por otro lado, la ENDES explica que “las niñas y niños ubicados en el quintil inferior fueron afectados en mayor proporción con desnutrición crónica (28.8%), comparados con los que pertenecen al quintil superior y cuarto quintil (5.0% y 4.3% respectivamente)”.

(¿Qué es un quintil? Es una unidad económica que separa a la población en cinco. Cada quintil tiene el mismo número de personas. Sin embargo, son ordenados por nivel de ingreso. Así, el quintil superior es el que tiene más ingresos y el inferior, el que tiene menos. En ese sentido, se observa que los niños con menos recursos del país son quienes más sufren esta enfermedad).

Un problema en reducción

Una noticia alentadora es que, si vemos la evolución de la desnutrición crónica en el Perú, podemos observar que se ha ido reduciendo considerablemente con el pasar de los años. En 1991, el 36.5% de los niños menores de cinco años tenía desnutrición crónica. Actualmente, hemos reducido esta cifra hasta más de la mitad.

A pesar de ello, todavía más de uno de cada cuatro niños en el sector rural y en el quintil poblacional con menores ingresos padecen de desnutrición crónica.


Resumen

- La desnutrición crónica tiene serias consecuencias para la salud de los niños en el corto y largo plazo. En el corto plazo, aumenta el riesgo de muerte. En el largo plazo, afecta su desarrollo cognitivo.

- Las causas de la desnutrición crónica son diversas. De hecho, lo usual es que un caso de desnutrición se deba a una combinación de ellas. Por un lado, se tienen causas directas, como las enfermedades infecciosas y las diarreas, como también una dieta inadecuada o insuficiente. Por otro lado, hay ciertas situaciones que aumentan la probabilidad de que se den estas causas, como el manejo inadecuado de alimentos o la pobreza monetaria.

- En el Perú, el 12.9% de niños sufre desnutrición crónica. Aunque esta cifra es bastante menor a la del año 1991, la desnutrición crónica todavía tiene una presencia preocupante entre los niños del área rural y del quintil de ingresos más bajo.

Por:

Enterarse

Equipo de investigación

Buscar más de





Perú
Entérate de más ...